lunes, 20 de julio de 2015

Pequeños Agricultores Exportan la Deliciosa Chirimoya


Los agricultores miembros de la Asociación de Productores de Chirimoya Lucumay, ubicada en el distrito de San Mateo de Otao, provincia de Huarochirí (Lima), realizarán a fines de julio 2015 su primera exportación directa de 192 cajas de chirimoya de primera calidad.

El mercado de destino de la chirimoya peruana será la ciudad de Toronto - Canadá.

Jacky Espíritu León, representante de la asociación, informó que está conformada por 40 agricultores de San Mateo de Otao, zona que posee 1 mil hectáreas y que produce entre 12 mil y 14 mil toneladas de chirimoya anualmente. 


Asociación de Productores de Chirimoya Lucumay
San Mateo de Otao - Huarochirí - Lima

Agregó que desde el 2014 se han venido realizando las negociaciones con la empresa La Huerta Imports para realizar este primer envío directo, que anteriormente se realizaba mediante intermediarios.

Rayner Arbildo, representante comercial en Perú de la empresa La Huerta Imports, reportó que como primer embarque se envíarán dos pallets de chirimoya, conformado cada uno por 96 cajas que contienen entre 8 y 18 unidades de esta fruta.

Asimismo, dijo que cada caja tiene un peso de 5 kilos y obtiene un precio de 15 dólares.

Arbildo complementó “Es muy importante para el mercado de Canadá recibir la chirimoya peruana porque conocemos de la alta calidad del producto. Además viene a ser la competencia de la atemoya, un fruto de Brasil que también se envía a Canadá”.

Este proceso es otro éxito del programa estatal Sierra Exportadora. César Fernández, consultor de esta entidad dijo que realizaron el trabajo de articulación de esta asociación con los exportadores y también apoyaron en el mejoramiento de la calidad de la fruta,.

Remarcó que el objetivo del Programa Sierra Exportadora es consolidar las asociaciones de productores, a fin de tener buenos productos para los mercados externos. 

Otro organismo estatal participante fue el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) que apoyó los trabajos de campo y las buenas prácticas agrícolas. (Datos: Agencia Andina)