Perú no exporta productos transgénicos

viernes, 2 de septiembre de 2011

Confeccionistas peruanos reorientan exportaciones hacia el mercado minorista local


El deterioro de la actividad económica mundial, el alto desempleo y el débil gasto de los consumidores estadounidenses están llevando a un grupo de exportadores peruanos de prendas de vestir a replantear su estrategia comercial y a evaluar un posible ingreso al mercado interno. La idea sería seguir el derrotero que trazaron hace más de una década los hermanos Flores (con su cadena de tiendas Topitop) e incursionar en el negocio minorista.

Textiles Camones, uno de los principales exportadores del Perú, ha sido el primero en confirmar abiertamente que hace año y medio analiza la posibilidad abrir tiendas propias en Lima. Un proyecto que, según su gerente general, Alfredo Camones, será definido por el directorio de la compañía el primer trimestre del 2012.

Texpima, empresa dedicada a la confección de ropa de dormir, también ha dado sus primeros pasos para conquistar el mercado interno. El año pasado inauguró cinco tiendas en el país (tres en Lima y dos en Arequipa), con las que espera hacer conocida su marca. Si todo marcha dentro de lo previsto y logra consolidarse, su meta es contar con 30 locales hacia el 2013.

Y aunque Universal Textil aún no se ha sentado a discutir su ingreso al negocio ‘retail’, esa posibilidad no ha sido descartada por el gerente general de la empresa, Javier Seminario. Más aun cuando desde hace algunos años tienen un ‘outlet’ en la avenida Venezuela, donde venden algunos saldos. Otros exportadores que tuvieron por años ese proyecto en cartera, pero que desistieron en el camino son Textil del Valle y La Victoria.

Razones de peso

¿Pero qué lleva a las empresas que nacieron exclusivamente para confeccionar para las grandes marcas mundiales (Tommy Hilfiger, Lacoste o Ralph Lauren, entre otros) a mirar el mercado local?

Magaly Simon, gerenta general de Texpima, dijo que decidió dar un paso adelante en el negocio para aprovechar el robusto crecimiento de la demanda interna y protegerse de la turbulencia que agita los mercados.

Con esto coincide Alfredo Camones, quien agrega que hoy más que nunca las compañías que dependen de la demanda externa necesitan diversificar clientes y mercados.

La expectativa de los confeccionistas en el mercado local no es gratuita, pues mientras algunas economías muestran débiles cifras de expansión, el PBI del Perú acumuló a junio 22 meses de crecimiento consecutivo. Además, de acuerdo con el Comité de Confecciones de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), el mercado interno de prendas de vestir mueve entre US$2.000 millones y US$2.200 millones al año. Esta cifra se acerca al estimado de US$2.300 millones de Apoyo Consultoría (monto en el que también considera la venta de calzado).

‘Boom’ nacional

Otro factor de peso es el ‘boom’ de marcas nacionales en el rubro textil, una tendencia que se inició tímidamente hace cinco años y que ha llevado a distintas compañías peruanas (Marefa, Textiles Euromod, Michelle Bellau, Kidsmadehere y una larga lista de otras empresas) a abrir tiendas para vender sus marcas propias en distintos puntos del país y a registrar altas tasas de expansión de hasta 35% al año. Tan bueno ha sido su desempeño en el mercado local que muchas de ellas (como es el caso de Kidsmadehere) han alcanzado un punto de maduración y ya se alistan a abrir tiendas de mayor tamaño.

Un ejecutivo de una de las más importantes empresas exportadoras, que pidió no ser citado, dijo que “algunos exportadores comenzarán por presión de los compradores a pensar en vender sus productos con sus propias marcas, solos o asociados en distintos mercados, sobre todo en los grandes como los de EE.UU. y Europa, pues siempre lo manifestaron, pero nunca se animaron”. Al parecer la turbulencia mundial y la amenaza de una posible profundización de la recesión forzarán a más de un exportador a evaluar distintas alternativas para tratar de obtener mayor rentabilidad y protegerse ante una posible caída de la demanda de sus principales clientes (las grandes marcas mundiales). Y todo indica que su gran apuesta sería el mercado local.π

Precisiones

SNI Saluda decisión del MEF

El Comité Textil de la SNI respaldó la propuesta del ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, de reactivar la lucha contra la subvaluación y el contrabando.

En ese sentido, consideró positiva la propuesta de crear salas especializadas en el Poder Judicial para asuntos tributarios y reestructurar la administración aduanera.

Según las cifras del gremio, el contrabando bordea los US$1.500 millones al año. No obstante, esta cifra no ha sido confirmada ni por el Produce ni la Sunat. (El Comercio)

Fuente: ADEX

No hay comentarios: