Perú no exporta productos transgénicos

domingo, 19 de diciembre de 2010

Perú podría quintuplicar exportaciones de servicios en próxima década, afirma Maximixe


Perú podría quintuplicar sus exportaciones de servicios en la próxima década gracias a la Ley de Fomento al Comercio Exterior de Servicios aprobada por el Congreso de la República en los primeros días de diciembre, afirmó la consultora Maximixe.

Explicó que esta ley abre un hito trascendental en la senda de desarrollo de Perú al permitir al menos quintuplicar durante la siguiente década los menos de 4,000 millones de dólares al año que el país exporta en servicios.

Precisó que este monto equivale sólo al 12 por ciento del total de las exportaciones de bienes y servicios del país, muy por debajo del 25 por ciento que rige a escala mundial según cifras oficiales.

Las exportaciones de servicios vienen creciendo a mayor velocidad que las de bienes a escala mundial, y en las economías de mayor crecimiento como China, India, República de Corea, Taiwán, Singapur, Indonesia y Rusia, se están convirtiendo en el verdadero motor del desarrollo.

En América Latina países como Chile, Costa Rica y Colombia hace rato se dieron cuenta de la importancia de la exportación de servicios y han sacado gran ventaja a Perú en la exportación de consultorías, software, ingeniería, finanzas, transporte de pasajeros y de carga, educación, mercadeo, publicidad, etc.

Al exportar servicios estas economías privilegian la generación de empleos altamente calificados y la especialización en actividades intensivas en tecnología y educación de punta, desplegando efectos multiplicadores que se esparcen a los sectores de bienes, originando ventajas competitivas que robustecen el producto potencial y la capacidad de crecer sostenidamente a largo plazo.

Maximixe consideró que tres son los ingredientes que permiten gatillar la expansión de las exportaciones de servicios: un arreglo tributario que elimine el sesgo antiexportador de servicios; la inversión en ciencia, tecnología e innovación; y, la instauración de un sistema de educación superior que promueva la competencia en calidad educativa.

Destacó que el primer ingrediente es justamente el que aporta la Ley de Fomento de la Exportación de Servicios, que es el primer gran paso en la dirección correcta, lo que no implica otorgar subsidios ni exoneraciones especiales a las empresas que exportan servicios.

Todo lo contrario, implica darles el mismo tratamiento tributario que se da a la exportación de bienes bajo el principio fundamental del comercio mundial de que los países deben evitar la exportación de impuestos, lo que implica que las exportaciones no deben estar afectas al Impuesto General a las Ventas (IGV) en el país de exportación, concluyó.

Vía Andina

No hay comentarios: